martes, 15 de abril de 2014

New York cheesecake

Hace más de diez años que tengo en mi poder una receta de tarta de queso que da un resultado buenísimo. Ni siquiera recuerdo de dónde la saqué.
Esta semana pasada, al ser el cumpleaños de tres de mis compañeros, me he decidido a acompañarla con una salsa de fresa y así hacer una New York cheesecake.
Ahí va la receta:

Ingredientes:

Para la base:

- 12 galletas tipo digestive
- 60 gr de mantequilla fundida

Para la tarta

- 600 gr de queso tipo Philadelphia (no vale ligth, a mi los que mejor me van son los de mercadona o lidl)
- 150 gr de azúcar.
- 125 ml de nata líquida (35%)
- 1 cucharada y media de harina.
- Ralladura de medio limón.
- 3 huevos.

Preparación:

* Calentamos el horno a 170º
* Trituramos las galletas y fundimos la mantequilla.
* Mezclamos la mantequilla con las galletas trituradas y las extendemos en la base del molde (previamente engrasado). Mientras seguimos con el resto, lo ponemos en la nevera.
* Separamos las claras de las yemas y las montamos a punto de nieve. Reservamos.
* Mezclamos las yemas, el queso, el azúcar, la nata, la harina y la ralladura de limón hasta tener una mezcla homogénea.
* Incorporamos a la mezcla las claras montadas con movimientos envolventes para no perder aire.
* Lo vertemos en el molde y lo ponemos en el horno durante 1 hora.
* En cuanto haya pasado el tiempo y veamos que esta hecho, lo sacamos enseguida del horno. Eso hará que se hunda del centro y luego recoja mejor la salsa de fresa. Dejamos enfriar.

Salsa de fresa

Ingredientes:

- 300 gr de fresas
- zumo de medio limón
- 1 hoja de gelatina neutra
- 3 o 4 cucharadas de azúcar (depende del dulzor de las fresas)

Preparación:

* Ponemos la hoja de gelatina en agua fría durante 5 minutos para que se hidrate.
* Lavamos y partimos las fresas en trozos grandes y las ponemos a calentar en un cazo junto con el azúcar y el zumo de limón. Removemos a menudo. Veremos como las fresas se van deshaciendo.
* Cuando esté bien caliente y con las fresas deshechas a nuestro gusto (hay quién prefiere que queden más tropezones o menos) añadimos la hoja de gelatina previamente escurrida y mezclamos bien hasta que quede integrada.
* Sacamos del fuego y dejamos enfriar.


Una vez tenemos a temperatura ambiente la tarta y la salsa, vertemos la salsa encima de la tarta y a la nevera.
Decorar si queremos con más fresas frescas.




¡Feliz Semana Santa!

No hay comentarios:

Publicar un comentario