domingo, 16 de febrero de 2014

Júlia, de Progat

Hace un mes, en esta entrada, os comentaba la pérdida de nuestra querida gata Grisa. Hoy por hoy, la sigo echando de menos, ningún otro animal la substituirá.
Aún así, tenía muy claro que hay muchos animales esperando un hogar, así que nos decidimos a adoptar.
Llamé a varios veterinarios cerca de mi casa por si tenían algún gato, pero, o no tenían, o me acababan remitiendo al mismo sitio: Progat.
Me facilitaron un teléfono, y me puse en contacto con Pilar, un amor de persona y me indicó que el sábado por la tarde iban a estar.
Por la noche, se lo comenté a mi marido y nos miramos la web. Estuvimos viendo los distintos gatitos que tenían y llegamos a Júlia:


Simplemente nos enamoramos.
El sábado por la tarde fuimos, y directamente preguntamos por ella. Estaba un poco asustada, hacía poco que habían recogido otro gato que era muy territorial y la tenía un poco atemorizada.
Esa mismo tarde nos la llevamos a casa. Los primeros días se los pasó escondida, pero poco a poco ha ido ganando confianza.
Júlia es una gata buenísima, no hemos recibido ni un arañazo ni un mordisco. Estamos encantados con ella.

Sobre Progat, decir que hacen una gran labor, tienen a los gatos muy bien cuidados, les buscan un hogar y luego hacen un seguimiento para ver que todo va bien.

Ahora solo me queda convencer a mi marido para que adoptemos a otro ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario