sábado, 1 de febrero de 2014

Bote

Esta semana, la bichillo de mi peque, ha roto el bote donde guardaba los cepillos de pelo en el baño.
Después de recoger el destrozo, decidí que el próximo sería de un material que al caerse no se rompa.
Pensando, pensando, recordé que el bote de leche estaba a punto de acabarse.
Hoy se ha acabado, y me he puesto manos a la obra:


En primer lugar, pintarlo de blanco. Como solo tenía la típica tempera escolar, he tenido que darle varias capas.

Primera capa:


Segunda capa:


Tercera capa:


Cuarta capa:


Quinta capa:


Entre capa y capa, lo he secado con el secador para ir más rápido.
Una vez completamente de blanco, con la técnica del decoupage, le he pegado unas rosas de las servilletas del ikea:


Así ha quedado:


¡Listo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario