martes, 29 de enero de 2013

Una magdalena a cambio de una sonrisa

Ayer por la mañana estaba inspirada. Después de los muffins del fin de semana, me quedé con ganas de más. Así que aprovechando que tenia a la peque durmiendo y al mayor enfrascado viendo dibujitos (hoy por fin vuelta al cole), me puse manos a la obra e hice unas magdalenas de manzana y canela con chocolate blanco. No sabía que tal iban a quedar, pero al final estaban muy buenas:
Me salieron unas 25, y tras dejar unas pocas en casa (mis amorzotes tenían que probarlas, evidentemente) me las llevé al trabajo para que se las comieran mis compis. Dejé la caja con las magdalenas en el despacho y se me ocurrió poner un cartelito que ponía "Una magdalena a cambio de una sonrisa". Pues os puedo asegurar que cada vez que cogían una, venían a verme para dedicarme una sonrisa jajajajja,¡hasta el jefe! Si es que sonreír un poco no cuesta tanto... Por la mañana, después de hornear las magdalenas, aproveché que tenia el horno libre para poner las últimas figuritas de fimo que he hecho:
Las mariquitas son las primeras que hago, y las quiero poner en unos clips de pelo, la nota musical será un broche y el guitarrista un imán. Y hoy recojo el pedido de material ¡que ganitas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario