jueves, 17 de enero de 2013

No me lo creo

Estoy que no me lo creo, esta mañana, después de llevar al mayor al cole y de ir al médico con la peque (dichosos virus) me he pasado por una mercería nueva que han abierto en mi calle. Me hacía falta un parche para arreglar un pantalón de mi niño, que ahora va en plan moderno con uno de sus tejanos roto por la rodilla (y quiero un parche, no una rodillera, no me gustan nada desde que era pequeña, son feas feas).
El caso es que le he pedido unos parches y no tenía demasiada variedad (al ser nueva) pero dentro de lo que había he escogido dos. Y cuando iba a pagar me he dado cuenta de que tenía en un lado rollos de cintas, puntillas y blondas. Y claro, una que lleva varios días pensando en que detalles le puede poner a una fofucha vestida de novia, pues le he pedido a la chica que me lo enseñara para así poder chafardear cual me podía ir mejor. La dependienta me ha preguntado para que lo necesitaba exactamente para enseñarme de un ancho u otro y me he puesto a explicarle las muñecas que hago y demás "miskosetes" y le he enseñado un par de fotos que llevo en el móvil como esta:


Y el caso es ¡que le ha encantado! Tanto que me ha pedido que le haga una ¡Me hace mucha ilusión!

No hay comentarios:

Publicar un comentario